Primeros "ecos" de la Cumbre en Panamá

Los representantes cubanos tuvieron que abandonar el Foro de la Sociedad Civil de la VII Cumbre de las Amé­ricas, ante la inaceptable presencia de un grupo de mercenarios con lazos terroristas, que habían sido denunciados con antelación.

Poco antes del inicio oficial del evento, el plenario se llenó de la denuncia revolucionaria, cuando los cerca de 70 delegados cubanos comenzaron a corear “Fuera, fuera la gusanera”  y “Sáquenlos”.
Los representantes venezolanos se sumaron al reclamo cubano y también salieron del Centro de Convenciones Vasco Núñez de Bal­boa, del hotel El Panamá, sede del evento.

La verdadera sociedad civil ha salido de la sala porque no vamos a compartir el espacio con representantes de una supuesta sociedad civil, que no es la nuestra, que está pagada”, explicó Luis Morlote, miembro de la delegación.

Por una cuestión de dignidad no se nos puede pedir que compartamos en el mismo techo con esos mercenarios, añadió Morlote,  vicepresidente primero de la Unión de Es­critores y Artistas de Cuba (Uneac).

Patentizó que la delegación re­gresaría al evento con el mismo reclamo de que se retire la acreditación a ese grupo de personas que no representan la verdadera sociedad cubana y que tienen lazos probados con los terroristas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario