Sonrien a la vida, porque son felices en Cuba

El sitio digital Salud 180.com bajo la firma de Pilar Maguey escribió:“Cuba puede presumir de ser el país con el mayor porcentaje de personas de más de 100 años en relación a su población”.

Luego se remitió al portal BBCMundo.com para aseverar que esa nación caribeña cuenta con mil 551 personas que superan los cien años de edad, sobre una población de 11.2 millones de habitantes.
Sin embargo, la columnista del Diario de las Américas, Elsa Morejón, aduce todo lo contrario en un trabajo que tituló  “Las personas de la tercera edad en Cuba: ¿abandonadas o marginadas?”

Hay que vivir en la Mayor de las Antillas para comprobar in situ la atención que reciben los ancianos, aun en medio de dificultades económicas, como sabemos.

Hogares gerontológicos, casas de abuelos, consultorios del médico de la familia, atención diferenciada a quienes poseen dificultades personales de índole diversa, y sobre todo, amor, mucho amor.

Y hay más: los abuelitos en Cuba pueden optar por la integración a cátedras del adulto mayor donde intercambian sobre temas disímiles, visitan sitios de interés y reciben esa dósis de cariño tan imprescindible a esa edad.

También están concebidos y funcionan en los barrios los círculos de abuelos, dedicados al ejercicio físico con un profesor al frente.

Es verdad que en Cuba hay carencias, muchas se recuelven poco a poco con el ingenio y la voluntad, a menudo tropezamos con dificultades, pienso que típicas de un paìs del Tercer Mundo que ansía una vida mejor y se lo propone como meta insoslayable, pero preocupaciones y empeños del Estado hay bastantes como para que ni una sola persona en la etapa de la vejez sufra por falta de atención.

Por tanto, ni abandonados ni marginados, los ancianos están ahí y son parte muy importante de una sociedad que se hace con todos los de buena voluntad y para el bien de todos.Y eso tiene un valor excepcional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario