Cuba en los Centroamericanos en Veracruz

Cuba regresó con aplausos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Ocho años después de su última participación en estas lides, el ingreso al estadio Luis “Pirata” Fuente, de Veracruz, tenía el simbolismo del retorno, del reencuentro, y la afición jarocha supo reconocerlo y ovacionar al país rey histórico de la fiesta deportiva regional.

El luchador Mijaín López condujo una vez más la enseña nacional, escoltado por una representación de la delegación que bailó, cantó y blandió pequeñas banderitas cubanas hasta ocupar su espacio en la instalación.

La nuestra fue la décima comitiva en salir de los camerinos, como parte de un desfile hermosamente diseñado y con el valor de lo simple y lo ágil. La alegría, la hermandad, la paz y el respeto de los asistentes marcaron una noche impresionante, que tuvo como uno de sus puntos culminantes la aparición de la amplia embajada atlética mexicana.
El gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte Ochoa, habló emocionado para dar la bienvenida a los presentes:

“Ha llegado el momento, estos son los Juegos de la unidad, la amistad y la esperanza (…) Que el fuego sea portador de un mensaje al mundo: paz, hermandad y fortaleza (…) Que la grandeza de esta tierra sea la grandeza de estos Juegos”.

El titular de la ODECABE, Héctor Cardona, reconoció cuánto se ha fortalecido la organización que dirige, y manifestó su confianza de que Veracruz 2014 será una de las mejores versiones de la historia, sino la mejor.

El boricua afirmó que estos 17 días serán testigos de competencias que marcarán tiempos nuevos para el deporte regional. En materia protocolar, el momento gris del evento fue el abucheo al enviado del presidente Enrique Peña Nieto, quien tuvo a su cargo la inauguración oficial de los Juegos.

El juramento de los atletas fue leído por el tenista local Santiago González, y el encendido del pebetero por la doble medallista olímpica María del Rosario Espinosa, de taekwondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario