Llegó el Comandante y mandó a parar

A los incrédulos, mentirosos, faltos de ética o como se les pueda llamar, el artículo de Fidel Castro y las fotos mostradas los llenaron de rabia o  no sé qué otra cosa que no sea la búsqueda de nuevas ilusiones.
Pero llegó el Comandante y mandó a parar  esas bolas que salidas del casco y la mal idea no hacen más que desprestigiarlos para siempre. 
 

Las aves mal agüeras actúan así, cual carroñas en su vientre intentan arrojar, pero en este caso no lograron hacer de las suyas.Y de ahora en lo adelante harán menos, porque ya nadie les cree.

 

Y ahí está el siempre invicto Comandante en Jefe,  Fidel Castro Ruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario