Las siempre vigentes ideas de José Martí

Por Carlos G. González Ruiz
Yo quiero que la ley primera de la República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, afirmó categórico José Martí cuando de buscar soluciones para su patria se tratara en medio del sometimiento a la metrópoli española y cuando las ansias libertarias se hacían eco en figuras cimeras de la lucha independentista.
No era posible alcanzar el decoro sin batallar de forma constante e inequívoca para buscar soluciones soberanas ante las fuerzas colonialistas ocupantes, numerosas en armas y hombres, pero carentes de ideas y principios.

No por casualidad José Martí valoró como esenciales la decisión de lucha, el deseo unánime de alcanzar la independencia, la voluntad para hacerlo, pero sobre todo la necesidad de estar unidos, apretados mano con mano y hombro con hombro.
El Apóstol refirió que en la fuerza de las ideas radicaba la victoria, consciente de la multiplicación de principios en aras de un objetivo bien definido: la emancipación y la libertad plenas.
Martí vio en el hombre honesto y desinteresado al verdadero entusiasta y capaz de echar a andar la gesta emancipadora, al que con su deber a cuestas nunca miró de qué lado se vivía mejor.
Libertad, decoro, independencia, justicia, democracia, paz y soberanía fueron, entre otros, los principios esenciales de la causa noble por la que luchó hasta su muerte, como muestra del apego infinito por su patria chica, que fue Cuba y grande, que fue la América.
En Martí está presente el ansia libertaria de todo un continente que con pasos de gigante enarbola sus ideas, las de Bolívar y tantos otros capaces de multiplicar la digna batalla de la unidad e integración latinoamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario