Fidel Castro tiene historias muy útiles que narrar

El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, tiene historias que narrar que pueden ser de mucha utilidad para los tiempos venideros, afirmó en la capital Argentina la periodista y escritora Katiuska Blanco.
Esa fue una de las razones que la inspiraron a escribir Fidel Castro Ruz, Guerrillero del Tiempo, una obra presentada en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, reconoció la autora en entrevista concedida al diario Página 12.
Lo único que puede salvar a la humanidad —agregó —es corregir el rumbo y que las sociedades privilegien el conocimiento y una vida de armonía con la Pachamama, como decían los aymaras.

Interrogada acerca de si al momento de comenzar su investigación sobre la vida de Fidel Castro, soñó que lo entrevistaba, reconoció que "soñé que estaba en un lugar muy boscoso, lleno de floresta, como en una selva, donde lo entrevistaba".
Recordó que la primera visita a su casa, en el 2009, fue casi familiar y hablaron de las cosas más cotidianas.
Hablamos de comida, porque él es un cocinero muy reconocido. También de su preocupación por la preservación del planeta y de la especie; de historia, política y tradiciones, relató. Blanco, también autora de Todo el tiempo de los cedros. Paisaje familiar de Fidel Castro Ruz, y de Ángel, la raíz gallega de Fidel, subrayó que él ha sido un hombre que ha tratado de preservar el espacio de la intimidad familiar de la vida pública.
Fidel es la búsqueda de la perfección de la línea en belleza y esencia. Trata de ser justo al hablar de un compañero, porque sabe que su palabra pesa y lo que diga va a quedar en la historia. Le gusta mucho el detalle en temas históricos, añadió.
Desde siempre, apuntó Blanco, Fidel tuvo la voluntad de pelear por un destino mejor para las grandes mayorías. Ha sido un revolucionario que ha visto cumplir sus sueños y ha vivido muchos años para verlo.
Siempre lo comparo con el tule, un árbol de México con un tronco desmesurado; dicen que unas cincuenta personas tratan de abarcarlo con los brazos y no lo consiguen, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario