Extraterritorialidad de un bloqueo

La sucursal en Panamá de la compañía Ericsson, el fabricante número uno del mundo de equipos de redes móviles, tendrá que pagar una multa de $ 1.75 millones al Departamento de Comercio de EE.UU. por violar las restricciones de exportación de EE.UU. contra Cuba, de acuerdo de resolución obtenida por Reuters.
La sanción mostró que la sucursal de la empresa en Panamá opera un “esquema” en virtud del cual envió equipos rotos de Cuba a los EE.UU. para ser reparados.
Bajo presión del gobierno de EEUU, Ericsson de Panamá reveló voluntariamente las violaciones tras una investigación del Departamento de Comercio, con el cual la compañía llegó  al acuerdo de pagar la multa.
Ericsson de Panamá “sabía que las exportaciones de los Estados Unidos a Cuba eran ilegales, ya que había sido informado por la empresa matriz de la restricción impuesta a Cuba por los Estados Unidos”, dijo el acuerdo. 

El portavoz de Ericsson, Federico Hallstan, dijo desde la sede corporativa en Suecia, que “este no era el procedimiento estándar de Ericsson” y que “hemos cambiado nuestros procesos.”
Los tres empleados que supuestamente habían hecho negociaciones con Cuba fueron despedidos después de que el plan fue descubierto por la compañía, dijo.
EE.UU. persigue con saña por todo el mundo los acuerdos de cualquier empresa o sucursal de los EEUU que tenga relaciones con Cuba, en virtud de un bloqueo económico, financiero y mediático que dura más de 50 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario