Compartir lo que se tiene como principio de unidad

Cuba, ese pequeño país que ha sido duramente bloqueado y humillado por la mayor superpotencia mundial de la tierra, tiene como privilegio el compartir lo que tiene, no solo entre los suyos, sino entre los que lo necesiten en varias partes del mundo.

Los ejemplos ponen a las claras esa demostración de internacionalismo, no solo en América Latina, sino en África, Asia o Europa. No ha habido fenómeno natural de impredecibles consecuencias que no haya recibido la respuesta de médicos o enfermeros, para solo citar la ayuda por ese concepto.



Desde Cuba hace muchos años recibió Perú, en ocasión de un devastador terremoto, la sangre generosa de miles, incluida la del líder histórico de la Revolución, que fue de los primeros en aportar ese elemento vital para la salvación de vidas humanas.

En fecha más reciente Haití ha sido testigo de la incansable labor de los cubanos en aras de su recuperación. Pakistán y otros países, incluidos los del África han recibido la ayuda desinteresada, mientras cientos de niños afectados por el accidente de Chernobil recibieron asistencia médica en Cuba.

Compartir lo que se tiene constituye un principio que contribuye a la unidad, en lo que Cuba ha desempeñado un papel decisivo, no solo en las esferas de la Salud y la Educación, también en el Deporte la Agricultura, la Cultura y hasta en la Defensa, con ejemplos que ilustran la decisión de dar hasta la propia sangre por quienes han solicitado esa contribución dirigida a preservar la independencia y la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario