En Cuba nada es más importante que un niño

Ellos son los que saben querer…Saben querer y constituyen la gran esperanza del mundo, tal como expresara José Martí al referirse a los niños, quienes con esa belleza mágica del alma enaltecen el presente y el futuro.

En Cuba decir niños es confirmar que son los más protegidos, porque desde que están en el vientre de la madre reciben esa atención esmerada que el sistema de salud les garantiza para exhibir una tasa de 4,2 por cada mil nacidos vivos.
Tienen educación gratuita, poseen círculos infantiles, escuelas especiales, practican deportes, recreación sana, son tratados con todo el cariño que merecen porque de su formación depende el presente y su futuro.

En Cuba los pequeñines les sonríen a la vida confiados en su seguridad, porque pese obstáculos de todo tipo, nunca ha cerrado una escuela y las instituciones de la salud están prestas a atenderlos con el esmero que merecen.

Niñas y niños que pasean libres por las calles, contemplan el horizonte y disfrutan de los juegos y demás atracciones con esa ilusión que es presente seguro, porvenir luminoso, amor, entrega y pasión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario