Causa daños a sector educacional cubano el bloqueo de Estados Unidos

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo atenta contra el sector de la educación en el archipiélago caribeño.

La educación es un derecho inalienable de todo cubano a lo largo de su vida, y es un principio fundamental de la Revolución, reflejado en el Artículo 39 de la Constitución, recuerda el informe denominado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.
La política de bloqueo ejercida por el gobierno de Estados Unidos sigue creando dificultades, a veces insalvables, para la colaboración en materia de educación con otros países a fin de acceder a tecnología, conocimientos y los medios escolares necesarios para elevar la calidad del sistema educacional.

La Educación Especial cuenta con 982 talleres docentes dedicados a la preparación de los estudiantes para la plena integración social y laboral.

Sin embargo, las restricciones que impone tal postura de Washington dificultan el acceso a materias primas, insumos, nuevas tecnologías, máquinas, herramientas, instrumentos y utensilios de los talleres docentes.

Tal situación —precisa el informe— afecta a más de 22 mil 872 estudiantes con necesidades educativas especiales.

En el área de la Informática Educativa, el bloqueo niega el acceso a herramientas necesarias para la producción de multimedias educativas o para la consulta de referencias bibliográficas.

Las licencias necesarias para acceder a estas deben ser pagadas a compañías norteamericanas y ello lo impiden las regulaciones vigentes por el bloqueo, el cual le ocasiona pérdidas millonarias a la nación antillana.

La Universidad de Cienfuegos desarrollaba desde el año 2001 un programa de intercambio académico con la Universidad de Tacoma, Washington con excelentes resultados, pero este fue interrumpido al negársele la renovación de la licencia.

El profesor estadounidense Gordon L. Amidon de la Universidad de Michigan y creador del Sistema de Clasificación Biofarma­céutica, no pudo asistir al Primer Taller de Biofarmacia y Bioequivalencia, celebrado del 1ro. al 5 de julio del 2013, en la Universidad Central Marta Abreu, de Las Villas.

Al prestigioso especialista no se le otorgó el permiso solicitado para asistir al evento, subraya el informe divulgado por el ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario