Cuba continúa bloqueada pese amplia solidaridad mundial

La comunidad internacional se pronunció sobre el bloqueo por primera vez desde el 17 de diciembre pasado, cuando Cuba y Estados Unidos abrieron un nuevo capítulo de su historia bilateral que permitió el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en La Habana y Washington.

Votos a favor del informe presentado por Cuba: 191, en contra: 2,  y no hubo abstenciones. Estados Unidos e Israel mantuvieron la postura hegemónica e injusta de siempre.
El informe anual titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba cifra las pérdidas acumuladas durante más de medio siglo de agresiones en 833 755 millones de dólares, teniendo en cuenta las fluctuaciones del valor del oro.

Según los especialistas, ese número es conservador y en la práctica podría ser mucho mayor, ya que el bloqueo no solo implica sobrecostos por tener que recurrir a mercados lejanos, sino que incluye millones de dólares en pérdidas por negocios en el mundo entero que no se concretan por el temor a sanciones, así como la imposibilidad de Cuba de vender sus productos en el que es el mayor mercado global.
 La prensa internacional se hizo eco de diferentes teorías respecto a cómo votaría la delegación estadounidense en esta ocasión, dado que la orden para presionar uno u otro botón vendrá del Departamento de Estado (supeditado al poder Ejecutivo) y no del Congreso.

El documento presentado por Cuba incluye una valoración de los pasos que se han dado a partir del 17 de diciembre pasado y menciona el reconocimiento hecho por el presidente Obama de que su política hacia Cuba, incluido el bloqueo, es obsoleta y debe eliminarse.

Pero enfatiza en que a pesar del nuevo escenario, “en el periodo se ha mantenido el recrudecimiento del bloqueo en su dimensión financiera y extraterritorial, lo cual se evidencia en la imposición de multas millonarias contra bancos e instituciones financieras, co­mo resultado de la persecución de las tran­sac­ciones internacionales cubanas”.

Recientemente el banco francés Crédit Agricole aceptó pagar más de mil millones de dólares a diferentes entidades reguladoras es­tadounidenses para  zanjar un proceso en su contra por supuestas violaciones a las leyes de ese país contra Sudán, Irán, Myanmar y Cuba.

De cualquier manera, las autoridades cu­banas han sido claras respecto a que la marcha del proceso de normalización entre los dos países dependerá de los pasos que se den para acabar con el bloqueo.

Asimismo, señalan que el presidente nor­tea­mericano conserva amplias facultades pa­ra cambiar la aplicación práctica de esa política que daña al pueblo cubano, aísla a Wa­shington y genera el rechazo masivo de las naciones del orbe, lo cual se evidenciará una vez más este martes en la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario