De la patraña al cinismo: Cuba y el terrorismo

Desde hace tres décadas, el gobierno de Estados Unidos persiste en incluir a Cuba, arbitraria y unilateralmente, en la lista de países patrocinadores del terrorismo, buscando arreciar el cerco que impone a la Isla hace medio siglo.
Con esta medida, que desde 1982 Washington insiste en mantener, el vecino del Norte demuestra que no renuncia a su vieja política de tratar de estrangular económicamente a la Revolución Cubana.

Esta práctica del Departamento de Estado norteamericano no es nueva y la viene aplicando sistemáticamente, desde el 29 de diciembre de 1979, con un grupo de países que, coincidentemente, no comparten los postulados ideológicos pautados en las tierras del Tío Sam.
Cuba ha sido una víctima del terrorismo de Estado aupado desde Washington y empleado como un arma política que ha costado al pueblo de la isla tres mil 478 muertos y dos mil 99 discapacitados, y muchos de los terroristas que ejecutaron sus criminales acciones contra Cuba, hoy disfrutan de la protección de las leyes norteamericanas.
De la patraña al cinismo, pero el tiempo dirá la última palabra, convencidos que un pequeño paìs y un noble pueblo tienen como únicas armas las ideas, esas que son invencibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario