Hay que derribar los muros del silencio para que se haga justicia

René, Fernando, Ramón, Antonio y Gerardo no son noticia para una televisora como CNN, ni para el diario español El País. No obstante, de vez en cuando mariposas cubanas vuelan de La Habana a cielo norteamericano, un nieto nacido sueña con estrechar cinco abrazos y cientos de páginas en Internet y de mensajes en las redes sociales se unen por una misma causa: el definitivo regreso de cinco cubanos presos en cárceles estadounidenses.
Ahora la ciudad cubana de Holguín deviene coloquio internacional, en reclamo a la  verdadera justicia para que de una vez y para siempre se sepa la verdad sobre los Cinco cubanos injustamente presos en Estados Unidos.
Derribar los muros del silencio es la palabra de orden, en medio de  quienes se han aferrado a politizar el caso, a sabiendas que inocentes los antiterrositas se han  convertido en héroes anónimos y baluartes del decoro y la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario