Reconocen en Miami que quieren “golpe suave” para Cuba

El sábado 28 de junio un llamado Foro de Promoción Democrática Continental celebró en Miami una reunión titulada “Opciones y Acciones para empoderar la Sociedad Civil Cubana”.

Tuvo lugar en el Aula Magna de la Escuela de Derecho de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), con el declarado objetivo, en palabras de su comité gestor, de “crear las condiciones en busca  de soluciones  y todos   juntos  alcanzar la nueva Cuba que todos anhelamos”.
A diferencia de lo que suelen hacer, que es encerrarse en sus propias plataformas, esta vez los grupos anticubanos participantes decidieron dar una imagen “democrática” y se agruparon en lo que denominaron dos “opciones”; que en el fondo son lo mismo.

Una llamada “Opción I”, representada por Carlos Saladrigas y Marcelino Miyares; que se presenta como Presidente del Partido Demócrata Cristiano de Cuba pero que todo el mundo en Miami identifica como “el secretario” de Saladrigas.

Les recuerdo que Marcelino Miyares es miembro de la Brigada 2506, que invadió a Cuba por Playa Girón con apoyo norteamericano. Una verdad demostrable aunque ellos, para justificar la derrota, no se cansen de lloriquear diciendo que los norteamericanos los traicionaron.

A esta llamada “Opción I” se le “opuso” en el evento una denominada “Opción II”, representada por Jaime Suchlicki, Director del vergonzoso ICCAS de la Universidad de Miami; y Pedro Roig, también mercenario de Girón y ex Director de la mal llamada Radio Martí.

La idea de este evento fue dar la imagen de que hay una contrarrevolución “diversa”, con matices, tolerante con sus propias diferencias y unida. En Miami se ha filtrado que dar esa apariencia idílica se les ha hecho necesario ya que el gran poder político norteamericano está cansado de recibir delegaciones de contrarrevolucionarios cubanoamericanos en Washington DC donde no hacen más que hablar mal unos de los otros, para que les sea asignada la mayor parte del dinero de la subversión contra Cuba.

Unos van a la capital de Estados Unidos y les dicen a políticos y legisladores que no hay que darles el dinero a grupos que son muy “suaves” con el gobierno cubano, al que habría que derrocar por la fuerza. Otros pasan por los mismos sitios diciendo que al gobierno cubano hay que tumbarlo de forma más “inteligente”, “acercándose”, y que es mejor que les den el dinero a ellos que a los viejos trogloditas de Miami.

Todo un chanchullo sobre el cual, como les decía, parece que hay suficientes quejas en la capital como para que se estén preguntando si tiene realmente sentido seguir botando los millones de dólares que se destinan a la subversión contra Cuba.

Es en este contexto en que se les ocurre presentar una contrarrevolución miamense capaz de debatir “diferencias”, en ese evento del 28 de junio.

Una de las farases del evento, entre tantas: Yo también estoy cansado, pero hay que esperar. Los rusos esperaron 70 años para que el comunismo acabara… los judíos esperaron 2,000 años para tener un estado libre y democrático. Yo no creo que haya que ponerse nervioso y decir que hay que cambiar. Los cambios lo que pueden producir es la perpetuación del sistema militar en Cuba.”

No hay que hacer muchos esfuerzos para ver los “matices” que hay entre la llamada “Opción I” defendida por Saladrigas y la “Opción II” presentada por Suchlicki. Frente al extremismo de este, por momentos Saladrigas puede parecer hasta un amigo de la Revolución Cubana. Pero cuidado: Lo dijo Mons. Añorga al inicio y lo reconoció Saladrigas en su propia intervención: Todos quieren lo mismo. Todos buscan el fin de la Revolución Cubana y su legado.

Fragmento de Articulo de  Edmundo García/ www.latardesemueve.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario